domingo, 8 de marzo de 2020

jueves, 27 de febrero de 2020

martes, 4 de febrero de 2020

lunes, 18 de noviembre de 2019

Orígenes legendarios de los Lombardos

El relato completo de los orígenes lombardos, su historia y prácticas, es la Historia gentis Langobardorum (Historia de los lombardos) de Pablo el Diácono, escrita en el siglo VIII. La principal fuente de Pablo en cuanto a los orígenes lombardos, sin embargo, es la obra del siglo VII Origo gentis Langobardorum (Origen del pueblo lombardo).

El Origo narra la historia de una pequeña tribu llamada los Winnili1​ habitaban en el sur de Escandinavia​ (Scadanan) (El Codex Gothanus escribe que los Winnili primero habitaron cerca de un río llamado Vindilicus en su frontera extrema de la Galia.)​ Los Winnili se dividieron en tres grupos y una parte dejó la tierra natal para buscar campos extranjeros. La razón del éxodo fue probablemente la superpoblación.​ La gente que se marchó estaba guiada por los hermanos Ybor y Aio y su madre Gambara​ y llegaron a las tierras de Scoringa, quizás la costa báltica​ o el Bardengau en las orillas del Elba.​ Scoringa estuvo gobernada por los vándalos, y sus jefes, los hermanos Ambri y Assi, quienes concedieron a los Winnili elegir entre el tributo o la guerra.

Los winnili eran jóvenes y valientes y rechazaron pagar tributo, diciendo «Es mejor conservar la libertad por las armas que mancharla con el pago del tributo».8​ Los vándalos prepararon la guerra y consultaron a Godan (el dios Odín​), quien contestó que concedería la victoria a aquellos a quienes él viera en primer lugar al amanecer.9​ Los winnili eran menos numerosos​ y Gambara buscó la ayuda de Frea​), quien le aconsejó que todas las mujeres winnili debían atar sus cabellos debajo de sus caras como si fueran barbas y marchar junto con sus esposos. Al amanecer, Frea giró la cama de su marido hacia el oriente y le despertó. Así que Godan vio a los winnili primero, y preguntó, «¿Quiénes son estos que llevan largas barbas?» y Frea contestó, «Señor, tú les has dado el nombre, ahora concédeles también la victoria».​ Desde entonces, los winnili fueron conocidos como los langobardos (latinizado e italianizado como lombardos).

Cuando Pablo el Diácono escribió la Historia entre 787 y 796 era un monje católico y devoto cristiano. Por ello, pensaba que las historia paganas de su gente eran «tontas» y «ridículas». 9​11​ Pablo explicó que el nombre «langobardo» venía de la longitud de sus barbas, por las palabras germánicas lang ‘largo’ y bard ‘barba’. Una teoría moderna sugiere que el nombre «langobardo» viene de Langbarðr, un apodo de Odín.​ Priester afirma que cuando los winnili cambiaron su nombre al de «lombardos», también cambiaron su antiguo culto a la fertilidad agrícola al culto de Odín, creando así una tradición tribal consciente.14​ Fröhlich invierte el orden de los acontecimientos en Priester y afirma que con el culto a Odín, los lombardos hicieron crecer sus barbas para parecerse al Odín de la tradición y su nuevo nombre reflejaba esto.​ Bruckner remarca que el nombre de los lombardos se encuentra en una relación cercana a la veneración de Odín, cuyos muchos nombres incluyen «el de la larga barba» o «el de la barba gris», y que el nombre lombardo Ansegranus ('el que tiene la barba de los dioses') muestra que los lombardos tenían esta idea de su deidad jefe.

Paganismo entre los Lombardos

Las primeras indicaciones de la religión lombarda muestran que ellos originariamente veneraban a los dioses germánicos del panteón Vanir mientras estaban en Escandinavia. Después de establecerse a lo largo de la costa báltica, a través del contacto con otros germanos adoptaron el culto de los dioses Aesir, un cambio que representaba un cambio cultural desde una sociedad agrícola a una sociedad guerrera.

Tras su migración a Panonia, los lombardos entraron en contacto con los sármatas iranios. De estos pueblos tomaron prestado una larga costumbre de simbolismo religioso. Un largo palo coronado por la figura de un pájaro, usualmente una paloma, derivada de los estandartes usados en batalla, se colocaba por la familia en el terreno en la casa de un hombre muerto en el campo de batalla en guerra y quien no podía ser traído a casa para el funeral y enterramiento. Usualmente el pájaro estaba orientado hacia el punto en que el guerrero había caído.


lunes, 4 de noviembre de 2019

El origen del scramasax, por Jesús Soto Chica. Imperios y bárbaros

(..) como ya anunciamos mas arriba, el arma más común, la que era indispensable para cualquier guerrero franco y que siempre lo acompañaba a su sepultura, pues lo definía como hombre libre y, por ende, como guerrero, era el scrama o scramasax. El origen de esta arma tan básica como eficaz se sitúa en el Mediterraneo orienta y está relacionado con armas similares desarrolladas por bizantinos y sasánidas. En concreto todo apunta, a mi parecer, hacia la akinaka o espada corta sasánida. Pronto es adoptada por los germanos y sus características: versatilidad, fácil manejo, fácil fabricación y bajo coste, la convierten en el arma fundamental. Se trata de una suerte de machete o espada muy corta de un solo filo, aguda punta y empuñadura simple. la hoja oscilaba entre los 19 y 35 cm y su promedio eran los 24 cm. 

(.. ) los primeros scramasax germánicos, pertenecientes a los siglos V y VI, se denominaban kurzsax, eso es "sax corto". En su esencia es lo que eran, robustos cuchillos de un solo filo. A lo largo del siglo VI, la tendencia fue que la hoja se la scrama o scramasax aumentara su envergadura y que esta alcanzara e incluso superara los 35 cm de longuitud (..)

José Soto Chica - Imperios y Bárbaros - CAP 3 - LA BATALLA DE VOULLIE - francos y visigodos en los albores del siglo VI